Junto a una fresca y refinada salida de bergamota y té verde, se deja percibir la protagonista de esta fragancia, la flor de azahar, acompañada por flores blancas, nerolí y nardo, que se abrazan a un fondo maderoso de cedro y ámbar blanco.